jueves, 26 de julio de 2012

Preludio



Por estas horas los pájaros saludan
su armisticio con la noche
negras mariposas
empapelan el acontecer de la luna
y quedamos atrapados
en el pecho azul de un agua
                 comprometida con la tarde
que más y más se oscurece
a medida que rodamos por el sueño
entre juncos y lagunas
              y cobrizas gitanas sin trenzas
                    que salen del mundo
con los dones de la adivinanza
perdidos
sobre el duro silencio de la tierra

y vagamos a tientas
sin nadie que nos reconozca
hasta que despacio
               la luna desaparece
en la grieta de nuestras sombras.

1 comentario:

  1. Cuando las sombras se anuncian y el silencio atrapa, la luna se filtra entre las grietas y el poeta sueña.

    Gracias querida Celia
    Ofelia

    ResponderEliminar