jueves, 9 de febrero de 2012

Poema IX

No hay flores tatuando silencios en el agua.
Sólo este puente entre una orilla
y otra de ciegas tentaciones.

Es tan hermosa la noche que invita al viaje
anunciado en la mirada de los bebedores,
                          celebrantes llenos de culpa y regocijo.

Alguien cruza la distancia del espanto
mientras la música de un sueño
atrapa con sus tentáculos el suspiro
y lo sella, herida del infierno,
en la tinaja blanca de la memoria.

Rueda la mirada en los demonios del poema.

(De: Samotracia - 1999)

No hay comentarios:

Publicar un comentario