martes, 15 de noviembre de 2016


                                                                       a Héctor Miguel Ángeli y Paco Díaz Alejo




                Otra escritura sin palabras
             dice el fin de la tarde
             en la esquina de Junín y Paraguay
             justo cuando los ojos vuelan
             cruzando el reposo de la luz
             tentados por esa materia tenue
             del lila de los tarcos
             que nos pone a levitar
             como si ya fuéramos recuerdo
                               antes de ser partida

             balbucea el lucero su inminencia
             en la conjetura de los árboles
             más altos que el mundo
             más altos que la torre de la iglesia
                               labrada en su vacío
             
             el día inmolado a sabiendas de la noche
             y el hombre
             en el instante azul del espacio
                              se reconcilian.

sábado, 15 de octubre de 2016

Mensaje del poeta Santiago Sylvester

Estimados amigos:

Los poetas y amigos de Leonardo Martínez, recientemente fallecido en esta ciudad, convocamos a un acto para recordar su obra ineludible y su amistad siempre presente.

Se realizará el jueves 20 de Octubre a las 19 horas en la Casa de Salta en Capital Federal, situada en Avenida Presidente Roque Sáenz Peña (Diagonal Norte) 933. 
Los esperamos

HOMBRE SOLO

Todos han muerto
Se han ido muriendo uno a uno
Yo pude haberlos matado
pero dejé al tiempo la tarea
Por segundos seré dueño
dueño sólo de la memoria
y desde mi sitial
abarcaré los sueños de los otros
sus grandes desconsuelos
sus vidas en pedazos
Cuando me toque la muerte
seguiré sentado como en este instante
bajo el tala
mirando sin ver
los cerros
allá lejos

Leonardo Martínez


viernes, 30 de septiembre de 2016



El aliento del arenal nos dice
              quedamos pocos
corriendo tras los caballos blancos
flujo arqueológico de luciérnagas
sobre la hierbabuena
inunda la almohada
y esa luna sospechada de arcanos
en el reino de los animales 
              y los frutos 
de los árboles de Castilla
me habría dicho        vamos hermana
deja de acostarte de espaldas
              sobre el exilio

no señales la orfandad       no
suficiente con este atadito de grietas
que llevas en la frente
y la montaña
gastada
             de tanto empujarla adentro.

                    

miércoles, 24 de agosto de 2016

Caballos Azules - 1912 - Franz Marc






Cuántas veces voy a seguir viendo
al ciervo
correr tras su imagen
en la desnudez del fuego

al loco profetizando su cigarro
desde la mesa del bar en una calle
de la Gran Canaria

a los caballos azules quietos
en cualquier parte
con mis manos en las crines

a las cabras pariendo
bajo el contorno deseante
del gato overo

cuántas veces más lo seguiré
olfateando
por eso que nos iguala en el silencio
oscuro 
                  del tálamo.




sábado, 16 de julio de 2016



Oh  no no fueron pensamientos vanos
cuando eran silencio de tormenta
suspendido en el musgo de la nuca

la saga del sol recitándole a la cordillera
sus dunas violadas
y un aire blanco
dibujando algarrobos
en el desaparecido mar de Pipanaco

no no es efímero el sueño 
ansiedades              consuelos
que entregan al paisaje los grillos
la noche por los campos
trajinando mensajes de la tierra

todo se olvida aunque vuelva
aunque siga cayendo
la piedra inconclusa del firmamento
pero la voz         lo denso de la voz
fuego fatuo por las alambradas
abre las puertas al viento
ese solitario asesino del azafrán.

jueves, 16 de junio de 2016

Constelación de Orión



Yo me había nacido en espesura de nogales
me había nacido con las uvas madurando
en la bordura de la acequia
y de las nubes del alba
me había nacido
en los ojos del potro bayo
en su quieto olor caliente me había nacido
en el deseo de morder la luna
ahuecada en las higueras
y en el cortejo del sueño
columpiando mariposas me había nacido
en la videncia amarilla del puma
en el azaroso andar del zorro
en la ese de la víbora barriendo
la luz del lucero me había nacido
con el murmullo de las chalas
la oración de los coyuyos
el sentimiento de lo azul
carbonizado en el brasero de la noche
violín       agua de lluvia       firmamento
urdimbre donde yo me había nacido.




sábado, 14 de mayo de 2016





Aniceto Vargas con su pipa 
de las brasas del horno al jumeal
va pasando
viene de dibujarlo en greda al viento

nada pesa
cuando entra en el aire
hasta encontrar su nombre
ni la arena que cinceló ventanas
ni el hilado blanco del invierno
ni la muerte insolada

menos mi rostro
que desde el sueño lo está mirando.