martes, 15 de septiembre de 2020

 



Un hombre convierte sus quimeras

en cuadros de Bruegel

alucinado rumbea hacia el lado oscuro

de los Cazadores en la nieve

y el perro que lo sigue da la vuelta

y me despierta

somos dos

urgidos por una remota insatisfacción

cruzando espacios caprichosos

de la voz

que nos desencuentra

como si las palabras huyeran

de un desierto a otro desierto

y el perro

al modo de un rezago helénico

alentara su nostalgia por las piedras

calientes

luchando con la nieve.


jueves, 20 de agosto de 2020

 


 

Cierta música del boscaje

se desliza al costado de las cosas

que viajan

recordando la redondez de la tierra

vuelta a despertarnos

con el sonido del tren

deshaciéndose en humo

desde la colgadura del cielo

que nos imanta

sin poder alejarnos

como si fuéramos una insistencia

en la atroz inmensidad.


viernes, 3 de julio de 2020




                                                                                                           a Jorge Rauber
           

                        En algún momento      luz 
                        y sombras
                        sin aflicciones que agravien el universo
                        nada que conmueva a los cometas    
                        obstinados en desposar
                        vendimias de plenilunio
                        silencios
                        rasgan el centro de las tinieblas                    
justo allí
a espaldas de las revelaciones
como si el sortilegio de las luciérnagas
se negara a cumplir su misión
y la noche             abrazada a ella misma
una flor agostada en el revés del azul
          nuestra única pertenencia.

miércoles, 13 de mayo de 2020








Formas vacías 
en la luz azul del pavo real
deslizándose 
por calles de olvido
sin saber
el bosque 
replegado en su abismo
otro sesgo de la historia
otra desesperanza
junto a la ventana 
sosteniendo el vuelo de un pájaro
cuando la tarde nos mira
                   fría
y lloviznosa.

sábado, 11 de abril de 2020







                       
Oceánicos espejismos fecundan
este invierno de cordilleras
como si no bastara el deseo que gravita
en la luz
el perfume de las hojas de la noche
da forma al animal transparente 
de los manantiales
lamiendo los pasos de Orfeo
guarecidos en la roca
epifanías de otro lugar
llegan con su silencio
recuerdos que no son nuestros
pero nos pertenecen.

martes, 11 de febrero de 2020





         
Quieto en el silencio de todo
el kol-kol
un cálculo de la noche que se reinventa
hasta el infinito
dando forma a las luciérnagas en pausa
                        brotadas de la sed de un techo 
ciego por evocar al diablo
y alabar a Júpiter
entre las estrellas que no saben
qué hacer
con los picaflores deslizándose
por la orilla del sueño
sin tocar la mirada del kol-kol.

martes, 14 de enero de 2020





                       
No he podido estirar el brazo
como Thetis hacia el rostro de Júpiter
sólo recorro caseríos deshabitados
que  aun poseen el farol del Ermitaño
esa luz que se va abriendo paso  
hacia el lado oceánico de la noche
                             mientras tomo café
                             bajo el cielo encapotado de Berlín
                             herida por lo incierto
                             percibo que algo ocurre                        
                             pues huelo azahares de la plaza de Salta
                             en el roble de la mesa vacía.

miércoles, 1 de enero de 2020






                             
                             Estoy contigo o tal vez no
                             solos en el cuarto que desaparece
                             mientras  en un automóvil        
vamos descendiendo 
                             por un cierto hueco del universo
                             meciéndose en el mar
de pronto te pareces a un desconocido
que reconozco
memorando un sueño 
en el susurro de otra vida.

jueves, 19 de diciembre de 2019






                        De esto se trata el canto de la noche                     
                        beber flores de diente de león
                        bajo la oscura claridad
que cae de las estrellas
y migrar hacia lo inefable
al son de los grillos de la memoria
hasta que se pierde la voz
en el silencio absoluto de la palabra.


jueves, 12 de diciembre de 2019

 



                             
                             Puntos en abismo
                             dislocan el espejo
cuando se extraña la inocencia

el cuerpo
ungido de memoria
contempla su niñez
detrás del azogue

palabras vienen
a la oscuridad de la tinta
ese tordo azul
que desaparece con el sueño
arrastrando hacia el mar
el vuelo de todos los pájaros.