sábado, 8 de diciembre de 2018





La música de las esferas
gozoso cobijo deslumbrando
la carne todavía temblorosa
de un Aquiles sangrante
en la boca de Pentesilea
mientras el cielo se abre y trae  
palabras que sólo son palabras
abrazadas a sí mismas
constelaciones desmesuradas
a punto de resucitar en Etiopía
el hueso que las contiene.



sábado, 13 de octubre de 2018





                           Vengo a dormir bajo los astros
nadie me vio llegar
ni la luz del reino de la noche 
como si el lugar fuera el de antes
pulido por el peso de las tormentas
y yo 
la que nunca se hubo desgarrado
no puedo a nadie pedir mi tierra
mi lecho
ni la almohada
donde apoyé la cabeza con el ojo seco              
y una historia en voz alta
                        vengo a acurrucarme bajo el ala de Antares
                        a modo de conversación
                        con el tiempo extenuado
                        y el aire quieto de un azul profundo
                                      en campo abierto.             

domingo, 26 de agosto de 2018





                           
Y la voz de Zitarrosa
                        ciñe a la mujer que durante horas
mira en portugués a las palmeras
como ella vulneradas 
por el viento de la escollera
el río apaga la música
                        y la música el deseo
obstinado en descifrar 
la otra mitad del mundo
desde una nave sin timón
acaso invisible
como la voz de Zitarrosa
                        que vuelve 
                        buscando en clave de amor
                        a esa mujer sin nombre
que huye siempre
                        por el oscuro pasillo de un hotel.

domingo, 29 de julio de 2018





Los espejos      sus brumas
el encuentro despidiéndose 
al amparo de los trenes
el mar de arena y de la noche
ligera de hombres pero no de astros
la conquista del invierno 
que se apropia del fuego
el calor del cuerpo violín del monte
acunado por los pájaros
en habitaciones que nunca fueron ocupadas
viajeros necesitados como somos
de los días de hierbas y lluvia y caballos
fecundando la aldea
su áspera calle empinada
hacia la errancia de la luna                          
                        y ese modo suyo de acariciar la oscuridad
                        de donde nadie nos enseñó cómo salir.

domingo, 17 de junio de 2018

                 

                   

                        Hace más de treinta años hice
aquello que Ramón Palomares dijo
que le dijeron que hiciera
cuando su padre había muerto:
                       Ábrele los ojos por última vez
                       y huélelo y tócalo por última vez”
lo hice sin una vela encendida en la mano
pues cuando murió mi padre era la mañana
y en lugar de árboles y un prado con animales
y pájaros entre nubes
esa mañana sólo hubo lágrimas
que puse en los ojos de mi padre
mientras el sol avanzaba quitándome
también a mí la sombra
también a mí el aire

abrí los ojos de mi padre
y vi desenvainado en ellos
un cielo que había virado
subterráneo al invierno

por última vez lo olí
toqué su costado tibio y azul
             de corazón derramado
y en sus manos
mareas de otra orilla sin remedio
       
                      no había prados ni árboles
ni pájaros esa mañana
sólo un dolor comiéndome de muy adentro
de tan adentro
que metí a mi padre en ese adentro
para que el mismo animal nos comiera
           a los dos
y nada más nos pese
y pudiera yo hacer
lo que no quería  mi padre
                    que hiciera:
                                     Poesía.


De: Bajo el terebinto (2017)

domingo, 3 de junio de 2018



               
Quién hubiera dicho
que la vuelta a casa me pondría otra vez
                a ser una sola cosa con los árboles
                emergiendo del aire que redondea
                el pecho de la piedra y los zorzales
                ligera de amapolas madrileñas

quien hubiera dicho que abriendo puertas
me remanse la luz de la acequia
y descubriera el misterio del brazo taciturno
                que recorre la pared
                modulando contra el cielo de la tarde
                                      esa trenza oscura
                no es una parra
                es un vino enamorado
                                      de la tierra estremecida.

jueves, 12 de abril de 2018


             Hoy, antes del alba, partió el querido amigo y poeta, Héctor Miguel Ángeli.




                                                  DIÁLOGO EN EL MAR EGEO



                     Rígidos crepúsculos
                     hablan en el mar Egeo
                     sobre una palpitante aorta...
                     sí, sobre una aorta
                     aparecida en un joven esqueleto.
                     Puede ser, dice uno,
                     que los huesos
                     hayan nacido antes que la sangre.
                     Puede ser, dice otro,
                     un invento de la ecología.
                     Por lo visto la muerte no dura mucho,
                     agrega apesadumbrado un tercero.
                     Es extraño, sentencia al fin un cuarto.
                     No dicen más
                     esos crepúsculos lamidos por el mar Egeo.
                     Es muy extraño.

                                                     Héctor Miguel Ángeli


De: Matar a un hombre (1991) 

martes, 3 de abril de 2018




                                                                                       a Gladys Marín



              Guardo en un sobre al monte Pissis
              su bella inmensidad 
                                 es lo mejor del silencio
              en la aventura de saber que
              estará siempre a mi alcance

              puedo subir y bajar sus laderas
              sin que la nieve acabe conmigo
              ponerle nombre
              a lo que todavía no hay
              aunque sea el botín que anida
              en mis huesos

              es una forma de imaginar
              que lo sagrado
                                 permanece
              aunque lo intuya fugazmente.


De: Bajo el Terebinto (2017)

viernes, 26 de enero de 2018



                                                    
                                     Estás lejos
                                    apoyado en el mar
                                    al sur del viento
                                    que incansable pasa
                                    con los ojos cerrados

                                    ¿no ves nada?

                                    si supieras
                                    que de ese pedacito de puerto
                                    partí una vez
                                    para no hundirme
                                    en lo que no encuentro.