martes, 5 de noviembre de 2019




Restos de liturgias guardan
la bolsa azul de la canción
que vagamente acerca los peces
a íntimos parajes del agua
un caballo insiste en volar
sobre los árboles de la tarde
me aferro
al misterio de sus crines
a la danza de un loco en Cristo
arrancado a la estepa
atavismos del príncipe Mishkin
velando a Nastasia Filípovna
en un aula de Buenos Aires
hecho trizas el Paraíso
instantes apenas
de seducción por la belleza
y el rumor de los peces que avanza
buscando la canción del pescador
del otro lado del mundo.

domingo, 18 de agosto de 2019




             
Los caballos remotos
y frágiles
caminan y caminan distancias
desplazadas en lo oscuro de sus ojos

echados ahora entre las vides
de espaldas al sol
miran
serenos de animalidad
hacia otro lugar

la sinestesia incontrolable del paisaje
terso de silencio
vuelve a nombrar la primera vez
de la Vía Láctea
entrando por mis ojos.

domingo, 5 de mayo de 2019



                                                                                                             
                                                                                                                a Ana María Benda

                             
 
Del movimiento de voces
asoman esos niños junto a la vertiente
y el perro que salta la pared
es el mío
y es mía la habitación a oscuras
donde ha regresado mi madre
sigo caminando
pero son las montañas
que de perfil se deslizan sin detenerse
cuando de un cello llega el canto del cisne
y el campanario desembarca en lo abierto.

domingo, 17 de marzo de 2019




                                           
Lo cierto del agua del río
su íntima visión del cauce
sollozado por adagios de altura
que se echan a rodar
buscando vastedades
llegar al desierto
y morir en su sed
abandonado al deseo de la tierra
sus apariciones
luces en movimiento estirándose
hasta que se quiebran las alas de la tarde
en una nube larga 
                           y cenicienta.

martes, 22 de enero de 2019



                     

                                                                       a Gabriela Bernes 
                                                                                        y Jorge Luis Chamas


                             Aquí el vino
                             joya salmón del alba
                             lujuria de tierra y cielo 
                             amancebados
                             vertiente de la rosa 
                             en casa de montaña
                             redondo se desnuda
                             hasta hacerse lenta soledad
                             de otro mundo
                                                   en la boca.

sábado, 8 de diciembre de 2018




                                                           Heinrich von Kleist


La música de las esferas
gozoso cobijo deslumbrando
la carne todavía temblorosa
de un Aquiles sangrante
en la boca de Pentesilea
del cielo caen palabras 
que sólo son palabras
abrazadas a sí mismas
constelaciones 
a punto de resucitar en Etiopía
el hueso que las contiene.



sábado, 13 de octubre de 2018





                           Vengo a dormir bajo los astros
nadie me vio llegar
ni la luz del reino de la noche 
como si el lugar fuera el de antes
pulido por el peso de las tormentas
y yo 
la que nunca se hubo desatado
no puedo a nadie pedir mi tierra
mi lecho
ni la almohada
donde apoyé la cabeza con el ojo seco   
           
                        vengo a acurrucarme bajo el ala de Antares
                        a modo de conversación con el tiempo
                        y el aire quieto de un azul profundo
                                      en campo abierto

                     

domingo, 26 de agosto de 2018





                           
Y la voz de Zitarrosa
                        ciñe a la mujer que durante horas
mira en portugués a las palmeras
como ella vulneradas 
por el viento de la escollera
el río apaga la música
                        y la música el deseo
obstinado en descifrar 
la otra mitad del mundo
desde una nave sin timón
acaso invisible
como la voz de Zitarrosa
                        que vuelve 
                        buscando en clave de amor
                        a esa mujer sin nombre
que huye siempre
                        por el oscuro pasillo de un hotel.