domingo, 5 de mayo de 2019



                                                                                                             
                                                                                                                a Ana María Benda

                             
 
Del movimiento de voces
asoman esos niños junto a la vertiente
y el perro que salta la pared
es el mío
y es mía la habitación a oscuras
donde ha regresado mi madre
sigo caminando
pero son las montañas
que de perfil se deslizan sin detenerse
cuando de un cello llega el canto del cisne
y el campanario desembarca en lo abierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario