jueves, 19 de diciembre de 2019






                        De esto se trata el canto de la noche                     
                        beber flores de diente de león
                        bajo la oscura claridad
que cae de las estrellas
y migrar hacia lo inefable
al son de los grillos de la memoria
hasta que se pierde la voz
en el silencio absoluto de la palabra.


jueves, 12 de diciembre de 2019

 



                             
                             Puntos en abismo
                             dislocan el espejo
cuando se extraña la inocencia

el cuerpo
ungido de memoria
contempla su niñez
detrás del azogue

palabras vienen
a la oscuridad de la tinta
ese tordo azul
que desaparece con el sueño
arrastrando hacia el mar
el vuelo de todos los pájaros.

viernes, 15 de noviembre de 2019

En el Día del Poeta Catamarqueño creado para conmemorar el natalicio de Luis Leopoldo Franco un 15 de noviembre de 1898



                                     APOTEOSIS DE LO SECRETO   


Ritualmente lavado de impíos temores,
yo, varón callado y ardiente,
desciendo de mi soledad para cantarte, 
flor profunda de mujer.

Divina herida que aumenta en su cuerpo lo dulce
como picadura del pájaro en la fruta.
Forma de misterio pura
cual la del rastro del ciervo en la tierra nevada de junio,
(negro puro, de ciervo calcado en el orbe de la luna),
escondida más que el más escondido rincón del bosque
en la arrebatada y soñadora creación de la desnudez.
Dédalo de la suavidad
o espejo colgado sobre el abismo.
Vellón de refugio, 
digno de enredarlo en flores como una cabellera, 
augusto como la barba del hombre augusto.
Aroma turbador de su fertilidad,
total aroma inmerso como el del mar o la noche.
Corazón no menos entrañable que el otro
en que duerme la hondura del ser
para su despertar en el paraíso ofrecido.         De: SUMA (1938)


Luis Franco rechazó la invitación de Enrique Banchs para ser miembro de la Academia Argentina de Letras. Entre otras palabras, dijo: "Yo, señor, rasgado de ojos y de corazón, limpio de conciencia y de ahorros, de suerte oscura y risa clara, nací y vivo en un lugar tan huido - betlehemita soy - que amagando juntarse en él los rieles (¿las paralelas no se juntan en el infinito?) el tren no ha podido acercarse..."

martes, 5 de noviembre de 2019




Restos de liturgias guardan
la bolsa azul de la canción
que acerca los peces
a parajes íntimos del agua
un caballo insiste en volar
sobre los árboles 
un loco en Cristo danza
en la estepa inmutable
atavismos del príncipe Mishkin
velando a Nastasia Filípovna
en un aula de Buenos Aires
gotas de luz
instantes apenas
de seducción por la belleza
y el rumor de los peces que avanza
buscando la canción del pescador
del otro lado del mundo.

domingo, 18 de agosto de 2019




             
Los caballos remotos
y frágiles
caminan y caminan distancias
desplazadas en lo oscuro de sus ojos

echados ahora entre las vides
de espaldas al sol
miran
serenos de animalidad
hacia otro lugar

la sinestesia incontrolable del paisaje
terso de silencio
vuelve a nombrar la primera vez
de la Vía Láctea
desnudándose en mis ojos.

domingo, 5 de mayo de 2019



                                                                                                             
                                                                                                                a Ana María Benda

                             
 
Del movimiento de voces
asoman esos niños junto a la vertiente
y el perro que salta la pared
es el mío
y es mía la habitación a oscuras
donde ha regresado mi madre
sigo caminando
pero son las montañas
que de perfil se deslizan sin detenerse
cuando de un cello llega el canto del cisne
y el campanario desembarca en lo abierto.

domingo, 17 de marzo de 2019




                                           
Lo cierto del agua del río
su íntima visión del cauce
compromete adagios de altura
que se echan a rodar hacia vastedades
escrutados por el desierto
donde desesperan
abandonados al deseo de la tierra
sus apariciones
luces en movimiento 
envueltas en llamas
estirándose
hasta que se quiebran las alas de la tarde
en una nube larga 
                           y cenicienta
y el río se quiebra
y el aire se quiebra
y se quiebra la noche 
en un rincón cerrado de la memoria.

martes, 22 de enero de 2019



                     

                                                                       a Gabriela Bernes 
                                                                                        y Jorge Luis Chamas


                             Aquí el vino
                             joya salmón del alba
                             lujuria de tierra y cielo 
                             amancebados
                             vertiente de la rosa 
                             en casa de montaña
                             redondo se desnuda
                             hasta hacerse lenta soledad
                             de otro mundo
                                                   en la boca.