viernes, 14 de abril de 2017

Foto: Stanislav Volskyi






     Lo insondable del rumbo de los astros
     me ha vuelto ajena a las cosas
     aprendí a ver llegando quieta la distancia
     por la misma ventana donde veo                   lejos
     los venados que ahora corren una carrera
     que terminó hace miles de años

     fui ocupada por el viento como una casa vacía

     trato de resistir y encuentro placer
     en la silueta de un hombre que se desliza
     bajo el lucero                    entre flores del arrozal
     atento al llamado del amor y la muerte
     y la niña italiana llevando un pan
     tan solitario como ella sobre el puente de un río

     placer por todo lo que tiembla cuando se yace en conjuro

     de la noche a la mañana escucho a los árboles
     caminando en mi garganta
     a las aves migratorias neblinando mis ojos
     y cómo mi sangre se derrama a cara descubierta
     bajo la melodía de las esferas

     todo forma parte de las mutaciones de lo incierto.


viernes, 3 de marzo de 2017



Un soplo de magia me empuja 
            a tus oquedades
alli     la encrucijada      huele a madera
sones desgarrados
            por el desguace del árbol
revelación de mí que te habito
y me habitas
incendiándome de misterio
aventura de un futuro lejanísimo
           que viene del pasado
cruzando el umbral que nos salva de la muerte

algo muy terrible debe suceder
en este aprendizaje
para que mi corazón se desboque
            y yo no quiera huir.


viernes, 13 de enero de 2017




                                                                                                             



                                                                                                                 1980

Qué inquietud retumba en el cerebro
de quien se despide de los zorzales
embarazados de azul distante
mientras crece el ayer
contra esa mujer irreverente
que alguna vez se tentó
arrojando al vértigo de los astros
su palio de sueños
en un lugar de álamos y acequias
que todavía no se ha perdido
y se acaricia con páginas del mar
como esos flecos de oro de las nubes
         que iluminan a los amantes en el espejo
                           volviendo
          al pasillo de la noche más bella
                                                                            subiendo.
                                                subiendo

           al galope del caballo     

lunes, 9 de enero de 2017






He firmado todas las cartas que nunca envié
soy la última de una tribu olvidada
la antecámara de lágrimas secas
he dejado de temblar
de heredar
de rechazar
he puesto en peligro mis ojos mirando
lo que no hay
sin embargo
me niego a testificar contra la palabra
contra el bien y contra el mal
acampo en la tormenta
cavando trincheras sobre el papel
de todos modos
                 también seré olvidada.