martes, 30 de agosto de 2011

Ascenso


En mitad del árbol
entro como en abstinencia
al silencio,
por escaleras que miran
sin percibirlo al río
imantado de astros,
siempre obstinado en quedarse,
amplio y cambiante,
casi un mar desplegando
bocanadas de aventuras
que llegan como gestos de la lejanía
en el vuelo de las gaviotas.
Y es fatigoso el tormento,
acostumbrada como estoy
a trepar el ancla
por las ramas de la mora que,
justo ahora,
ha comenzado a brotar.


(De: SEPARATA)

1 comentario:

  1. Una belleza viajar por los árboles del sueño.
    Gran poema. Un abrazo.

    ResponderEliminar