miércoles, 28 de junio de 2017




Puedes decirme dónde están
aquellos barcos cuando escuchábamos
abrirse la puerta hacia el Báltico
haciendo crujir el hielo
como un gran cuervo blanco

vendrás de la memoria
en la que ya no confío
con el resplandor del fuego
a romper la corteza del aire
dibujada por la inquietud
de palomas ostentosas de lujuria

me darás la visión del vitral
rosas ingenuas           insistentes mariposas
succionando del vacío
esa forma inmóvil de entrever incendios
que suceden
como promesantes de invierno
por el valle de Arauco

de Coriolano me dirás los acordes
su deseo de habitar mis huesos

murmurantes como el viento.

                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario