sábado, 13 de mayo de 2017




                                  Recuerdas el Paseo del Águila
                                  y sus ladrillos minuciosos 
                                  que hacen de la barranca
                                  el reloj de la memoria
                                  y la mirada del gran pájaro
                                  un mundo derrotado
                                  y solo

                                  nada es indeciso
                                  pero todo lo es en la cabellera de la bruma
                                  nada entre durmientes 
                                  ninguna hierba ni algo extraño
                                  ni la semilla de una voz pausando la distancia
                                  nada que oculte  nuestra huella

                                  la tarde que nos musitaba 
                                                          camina con nosotros.



                                  De: Bajo el Terebinto  (2017)

2 comentarios:

  1. Y el tren volvió a transitar por esas vías sobre los viejos durmientes.
    Pero no pudo borrar nuestras huellas...
    El águila sigue mirando desde su nido de ladrillos rojos.

    ResponderEliminar