domingo, 2 de noviembre de 2014





Ese brazo taciturno que recorre la pared
y modula contra el cielo de la tarde
una trenza oscura
no es una parra
es un vino enamorado
que aun se estremece con la tierra.





(Inédito)

No hay comentarios:

Publicar un comentario