domingo, 18 de agosto de 2019




             
Los caballos remotos
y frágiles
caminan y caminan distancias
desplazadas en lo oscuro de sus ojos

echados ahora entre las vides
de espaldas al sol
miran
serenos de animalidad
hacia otro lugar

la sinestesia incontrolable del paisaje
terso de silencio
vuelve a nombrar la primera vez
de la Vía Láctea
entrando por mis ojos.