domingo, 17 de marzo de 2019




                                           
Lo cierto del agua del río
su íntima visión del cauce
sollozado por adagios de altura
que se echan a rodar
buscando vastedades
llegar al desierto
y morir en su sed
abandonado al deseo de la tierra
sus apariciones
luces en movimiento estirándose
hasta que se quiebran las alas de la tarde
en una nube larga 
                           y cenicienta.