domingo, 3 de junio de 2018



               
Quién hubiera dicho
que la vuelta a casa me pondría otra vez
                a ser una sola cosa con los árboles
                y emergería del aire que redondea
                el pecho de la piedra y los zorzales
                ligera de amapolas madrileñas

quien hubiera dicho que abriendo puertas
me remanse la luz de la acequia
y descubra el misterio del brazo taciturno
                que recorre la pared
                modulando contra el cielo de la tarde
                                      esa trenza oscura
                no es una parra
                es un vino enamorado
                                      de la tierra estremecida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario