martes, 21 de julio de 2015





Un pensamiento comienza a ocuparnos
aeroplanos hurgando el deseo de volar
y esas pequeñas cosas cegadoras del océano
litografías de la luz
soplos que traen el borde de una imagen
y neutralizan la mirada en el espacio
esa tediosa superficie gastada
por vidrios de colores
arrojados al exceso de sosiego
o
tal vez
aquello que descubrimos mas allá
                        del rugido invisible 
más allá del ojo
atrapado en los brazos del misterio
cuando Orfeo
herido de azul se distancia
                       y la noche queda a medio hacer.



No hay comentarios:

Publicar un comentario