domingo, 1 de marzo de 2015




El trueno acostumbra venir de atrás
de cañaverales ondulantes
como garzas
que planeando el cosmos
vuelan hasta desencontrarlo

las veo arquear el cielo
lamiendo vegas
que se estrechan en un hilo
cuando un aletazo de tarde
cuelga del techo
y me cobija en la infinita
                 serena 
                        luz de Antofalla.
                           




(Inédito)

No hay comentarios:

Publicar un comentario