miércoles, 11 de diciembre de 2013

Hay lunas

Hay lunas que imponen el desgaste de la pena
se alimentan del abandono del cuerpo
escalofrío que nos vive
                  y se tumba
en el cuarto que no puede contemplarnos
soplamos la llanura
damos la mano a las tinieblas 
                 que nos buscan
demasiado ciegas en su constancia de agua
y nos olvidamos de todo
caminamos otra vez hacia la montaña
                  hasta dejarla atrás
buscando la puerta que se abra
                  y nos sorprenda
con el azul del guacamayo quemando la tierra
                  una visión
                               un goce apenas
diamantes que alivian la oscuridad.



( De: Tercera Vehemencia )

No hay comentarios:

Publicar un comentario