martes, 26 de febrero de 2013

Sin sosiego


Venecia enlaza tu pie
lo arrastra
a transmutar impulso en desvarío
vulnera la sombra
y despierta el pelaje del agua
para tu oído recostado
en alas de la noche arrojada al mar
que se curva cuando tu mirada
parte
surcando el último error

saturada de promiscua memoria
cantas a pesar de los vicios del silencio
a pesar de la estiba de cenizas
cantas a la hora de temblar
en lo nuevo que pasa
por la isla prudente de marzo
cantas contra el miedo
con el ojo de un amor infinito
que ha esculpido a tu dios en los huesos
       perpetuo
                      adicto
                                    fatal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario