jueves, 7 de febrero de 2013

Advenimiento

                                                             
                                                                                          a L. A. SJ.


               Nada y nadie aquí
sólo tu cuerpo escrito
en el libro de arriba y en el libro de abajo
sobre tus pies todo tu cuerpo
            puesto a despertar mi mano
que por el camino de nombrarte se infinita
como el mundo cuando alumbra
remotos dones del universo

a mi tamaño de mujer se tiende
con su luz deshaciendo la noche

has vuelto a caer en mi aroma
bebe de mi suerte en esta tierra
             que ahora es mas negra que nunca
juramenta el poder de la luna
             cuando enlaza la lluvia al tótem del rayo
alza la voz del sueño
hasta que crujan los astros
             y en mi lecho se sumerjan
desordenando de la pequeña muerte
sus breves y agotados tormentos
haz fuego con errancia de palabras
             con dioses escombrados
                      con el silencio
vuélvete demente y hospédame entre los pájaros
                      pero
no me dejes sin alas en medio del viento.

2 comentarios:

  1. Cuando en la noche los dioses se escombran y en el pecho se agotan los tormentos, cuando la ausencia es aroma sobre el cuerpo, la poeta canta y su canto iluminado deshace la noche.
    Bravo poeta
    Ofelia

    ResponderEliminar