martes, 16 de octubre de 2012

Sin Vuelta

                                                                          a  Luciano




Sigo yendo hacia el hastío del mundo
voy con poblaciones a cuestas
donde los cielos se cierran
provocando la adicción del dolor
desvío figuras incontrolables
por lugares que ya no quiero ver

rostros de reliquia
     perros y gatos incandescentes
lobos atados a la nieve
almas de elefantes
             compartiendo a los masai
caballos parientes de la muerte
oleajes de seda con toros degollados
             envueltos por el aire de la noche
que nos mira
desde la nebulosa del Águila
en el ojo del tigre siberiano

voy al encuentro de un relato
             que apiló ramitas de cedrón
un enigma sepultado
bajo montes impiadosos 

sigo yendo
              entre árboles y piedras 
musitadas por el agua que vislumbra
invernando en la llanura del espejo
el peligro de una espera.



1 comentario:

  1. Duro poema como la noche comun, querida Celia. Que dialoga con la inmensidad del cosmos en esa nebulosa y expone al ser en su infinita nimiedad; al reflejo que somos en el fondo de las olas del espejo; y que habla desde el hastio existencial y desde la danza de todas las mascaras, al cabo de la tragedia de existir.

    Un abrazo y gracias por todo eso
    Alejandro

    ResponderEliminar