viernes, 15 de julio de 2011

Tsarskoie Selo

Tibias las tardes de otoño,
tibias las tardes de otoño bajo el sauce
reclinado como el poeta sobre mí,
con sus ramas como alas
y sus pájaros,
los múltiples pájaros
llegados de un mar
donde compartieron con el hombre
y los tiburones
y con otros pájaros detenidos
en la resaca emergida de lo más profundo,
el alimento primordial
encallado en la calma transparente
después de la tormenta.

Tibias las tardes de otoño,
tibia tu mano que me contiene
y me cobija
y me protege
hasta de mi muerte.

(De: De secretos y volcanes - 2001)

No hay comentarios:

Publicar un comentario