sábado, 30 de julio de 2011

Poema VIII

No quiero que me vean
como quien se va quedando lejos,
en algún lugar donde el agua
huele a musgo
y las manos demoran flores
marchitas en la hierba.

No quiero que me vean
como quien se pone
un tejido de lana negra
y de pie, sin pruebas,
está con los ojos vaciados
de infinito.

(De: Samotracia - 1999)

No hay comentarios:

Publicar un comentario