jueves, 7 de abril de 2011

Conjuro

Recogemos el sabor
que sostiene ternuras
de duraznos amarillos
cuando sucede la luz
en el cáliz de esta herida.
Llegó el tiempo de liberar
relámpagos y tormentas.
                        Cuántos dioses hacen falta
                        para destruir
                        las trampas de seda,
                        infértiles voces
                        adocenando murmullos
                        en oídos del insomnio,
                        sus pulsiones gastadas,
                        aburridas cópulas cansinas
                        que se repiten,
                        y todos repiten,
                        intentando emular
                        lo que nunca fueron
                        ni llegarán a ser.
                        Rotas  campanas
                        llamando a exterminio
                        retazos de amor.
Elijo las manos del mar,
de Eikanberr sus caballos 
en galope azul,
y una bagatela de Beethoven
para arrancar hechizos
anclados en brumas del recuerdo.
El silencio que purifica y redime.
Talampaya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario