sábado, 8 de enero de 2011

Poema 19

          


          
Una noche,
sólo una que recorra el cuerpo
con extravío y desmesura,
socavada por aullidos de lobo
liberando del jarrón azul
sus flores erguidas en luz de tormenta.
Cacería, amor, cacería.
El claustro de los huesos
destraba baratijas,
resplandor salvaje de espinas
arrancadas al peligro.
Cacería, amor, cacería.
Vamos hacia un vaciadero
donde desembocan soledades.

Sólo yo, como una extraña.
                   Esto que no digo guarda sus tristezas.
                        Los naufragios ya sucedieron.




(De: Detrás del hilo azul  -  2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario