sábado, 8 de enero de 2011

A Mons. Enrique Angelelli



                                                                A Mons. Enrique Angelelli
                                                                                    in memoriam


               Es inevitable hacer la travesía
con el pensamiento puesto en la tierra roja
por donde pasan los pájaros
sin detenerse,
sorteando el imán del salitre.
               A cada golpe de sol el cielo se pone blanco
Recio, el aire cruje en lo que resta de luz
               y uno puede estarse callado,
               como si esperara otra Resurrección,
               o imaginar que es un ángel el que anda a solas,
               como perdido en Punta de los Llanos.
               En medio de esa tierra sin dulzuras,
               un rayo
               cae
               y siempre está cayendo
               y quiebra las piedras que se abren
               sacudiendo el cuarzo
               con el grito de la memoria                        
               que no encuentra ya consuelo.

(De:  Irrintzi  -  2009)

No hay comentarios:

Publicar un comentario