miércoles, 13 de octubre de 2010

Sucede el giro indolente del día





               Sucede el giro indolente del día
                     disuelto en otoño azul,
                             iluminado.
      Sucede como el dejarse estar de los árboles
              intentando susurros con la hierba
     que de tan pequeñita que es, no tiene nombre
                             pero crece.
             Sucede este violín buscando su voz,
                           ese más allá,
     por la noche laboriosa de grillos y de estrellas.
               Pero algo sucede y permanece,                                     
          como un remedio salvador de la sequía,
                           tus poemas
           que fluyen con certeza como el agua,
         diciendo todas las formas  de tu abismo,
      huesos del pasado hecho cenizas en la boca.
        Ellos vienen de turbios mares con silbidos
        de vaya a saber qué perversos fantasmas
             tributarios del encono de la fiebre.
      Vienen uniendo lo desmembrado del exilio.
                    Traen tus ropas mojadas
      después de haberla cabalgado como en celo,
                            sin descanso,
                             a la muerte.


(De:  Detrás del hilo azul  -2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario