domingo, 26 de septiembre de 2010

Allí, en la fosforescencia del bosque



Allí, en la fosforescencia del bosque,
los abedules toman el color de mi vergüenza,
lo reducen a tierra en el osario de las hojas
               y paso a paso, el presente se nivela.
Los mendigos, oscuros y voraces, pierden mi paradero
                revueltos contra las mutaciones,
se afanan por exhibir la máscara de la muerte
y al fin caen, decapitados por sus costumbres.
                Quedo desnuda
respirando un fragmento alucinado del día
que reclamaba mi lugar de nacimiento.
                 Me vestí con el relámpago
y sacudí mis pies de la alfombra del duelo
por donde los pasos perdidos caminaban a ciegas.

                  Ando entre luciérnagas,
en medio del camino de la noche cerrada,
sosteniendo la orfandad del rugido del puma
que a todos dice el territorio de mi infancia.


(De:  Fin de lo perdido  -  2007)

No hay comentarios:

Publicar un comentario